top of page

Más reciente !

Olga Kos

Nuestra mujer positiva es conocida por su discreción personal y profesional. Olga Kos es médica pediatra de formación, esposa, madre de dos hijos y abuela de tres nietos, uno de ellos diagnosticado con autismo. Ella da su nombre al instituto que desde hace más de 15 años atiende a personas con discapacidad y en situación de vulnerabilidad con proyectos artísticos, deportivos y científicos. "Tener un instituto que lleva mi nombre triplica el tamaño de mi responsabilidad. El compromiso con los beneficiarios cuadruplica mi esfuerzo", afirma. "Cuando leo el testimonio de un beneficiario del Olga Kos, me encuentro con un nuevo logro. Son casi 5,000 historias de participantes a lo largo de estos 15 años. Encuentro en estos testimonios mi verdadera motivación."



1. ¿Cómo empezó su carrera? Soy médica pediatra de formación. Trabajé en la red pública de salud. Me desplazaba en autobús, siempre llevando insumos y medicamentos que recolectaba para distribuir entre los más necesitados. Presencié todo tipo de necesidades y vulnerabilidades. Quizás fue en esta época cuando me desperté al tercer sector.


2. ¿Cómo está estructurado el modelo de negocio del Instituto Olga Kos? Desde hace más de 15 años, Olga Kos atiende a personas con discapacidad y en situación de vulnerabilidad social. Ofrecemos actividades deportivas y artísticas. También tenemos la parte científica, que implica investigaciones que proporcionan herramientas para que los gestores públicos tengan mejores condiciones para pensar en políticas públicas. Anualmente, Olga Kos lleva a casi 18,000 personas al Obelisco del Parque Ibirapuera por la causa de la inclusión. La Carrera y Caminata Olga Kos de este año se llevará a cabo el 19 de marzo, en alusión al Día Internacional del Síndrome de Down, celebrado el 21 de marzo.


3. ¿Cuál fue el momento más difícil de su carrera? Olga Kos nació de un momento difícil, podemos definirlo así. Mi esposo tuvo un problema de salud, estuvo hospitalizado un año y estaba viendo una nueva telenovela que tenía un personaje con síndrome de Down. Decidimos que si él salía con vida de esta situación, nos dedicaríamos a esta causa. Fue una experiencia transformadora que marcó nuestras vidas y dio origen al instituto. Hoy puedo decir con seguridad: Olga Kos es todo para mí. En este contexto, fuimos transformados por un momento de dificultad, de manera significativa, y todos los otros desafíos se tratan como un canal de transformación.


4. ¿Cómo logra equilibrar su vida personal y su vida corporativa/emprendedora? La dinámica del tercer sector implica mucha dedicación y esfuerzo. Tener un instituto que lleva mi nombre triplica el tamaño de mi responsabilidad. El compromiso con los beneficiarios cuadruplica mi esfuerzo. Como se trata de un trabajo que me gusta hacer, en el caso de Olga Kos, que involucra una causa social importante y necesaria, puedo equilibrar los dos “lados” sin grandes conflictos. Este es un bono de la tercera edad: tengo dos hijos ya adultos, lo que permite una actividad más intensa a favor del instituto. Tengo nietos, incluido uno que es autista, y puedo involucrarlos en las carreras y caminatas que realizamos anualmente en favor de la inclusión. El instituto es todo para mí, es decir, lo personal y el trabajo caminan de manera armónica y equilibrada, después de todo, cada oportunidad de integrar amigos, la familia, concienciar a las personas, en general, es el ejercicio de mi trabajo y, al mismo tiempo, mi misión como ser humano.


5. ¿Cuál es su mayor sueño? Mi mayor sueño es ver la inclusión social ocurriendo de manera natural en todos los ambientes posibles. En las casas de todos nosotros, en las empresas, las escuelas, en los espacios de ocio, etc. Esto es, en realidad, un “deseo” común, ni siquiera debería ser un “sueño”. Pero como aún tenemos mucho por avanzar, hemos estado trabajando en Olga Kos para que este “sueño” se realice lo antes posible.


6. ¿Cuál es su mayor logro? Cuando leo el testimonio de un beneficiario del Olga Kos, me encuentro con un nuevo logro. Son casi 5,000 historias de participantes a lo largo de estos 15 años. Encuentro en estos testimonios mi verdadera motivación. Y, con cada nuevo testimonio, entiendo que vivo un nuevo y mayor logro. Saber que un joven que sufrió bullying, consecuentemente dejó de hablar y perdió el placer de la convivencia, pero recuperó estos estímulos en nuestros talleres es un logro. Saber que este participante recuperó el placer por la socialización a través de nuestros proyectos es un estímulo para nosotros. Saber que por la muerte del padre, una persona con parálisis cerebral perdió todas las actividades deportivas y culturales por cuestiones financieras, pero, con nuestro trabajo, logramos suplir esta ausencia es un logro. Saber que tenemos una participante con síndrome de Down que tiene sus propios ingresos, es instructora de taekwondo y desarrolló este proceso de autonomía en Olga Kos es un logro. Son muchos logros, inconmensurables e incomparables.


7. Libro, película y mujer que admira. En este caso, mencionaré la serie “Fauda”, que vi recientemente. Me gustó porque muestra las estrategias y el suspense que existen entre dos pueblos que han estado en conflicto durante años: israelíes y palestinos. Es un tema difícil de abordar. Leí sobre la serie y supe que se basa en experiencias reales vividas por el director y protagonista Lior Raz. Además, el coautor de la serie tiene conocimiento de causa: es el periodista político Avi Issacharoff, quien lleva más de 20 años cubriendo conflictos en Oriente Medio. La serie también aborda temas culturales, románticos (el amor entre un israelí y una árabe), sociales, entre otros que muestran, aunque de forma ficcional, puntos de la vida real que merecen ser discutidos. Una película que amé, amo y amaré es “Cinema Paradiso”. Muestra la amistad, el amor, el respeto entre un hombre y un niño que es conmovedora y afectuosa. Siempre me emociona. El libro que encontré más interesante fue “El niño con el pijama de rayas”, que cuenta una historia de amistad entre dos niños, uno del campo de concentración y el otro hijo del comandante del campo. Cómo una historia cruel puede ocurrir dentro de una época cruel y herir al lado opresor en la misma intensidad. La mujer: admiro a muchas, todas las que lucharon por una sociedad mejor, más justa, más humana, más igualitaria y más inclusiva. ¡Que valga la pena vivir la vida!

0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Commenting has been turned off.

Acerca de ellos: historias que inspiran el cambio

bottom of page