top of page

Más reciente !

Daniela Binatt

Nuestra Mujer Positiva es Daniela Binatti, cofundadora y CTO de Pismo, una empresa de tecnología para el sector financiero. Daniela nos cuenta cómo comenzó su carrera en este sector aún tan masculino y afirma que su pasión por la tecnología la hizo superar los obstáculos de un origen humilde y fundar una empresa que hoy está presente en cinco continentes y cuenta con más de 450 empleados. “Mis padres trabajaban en el campo y estudiaron solo hasta los nueve años. Nadie en la familia tenía conocimientos tecnológicos o de negocios. Su sueño era que mi hermana y yo consiguiéramos un buen empleo en un banco”, revela. “Por eso, a los 13 años, hice un curso de mecanografía. En la misma escuela, había un curso de computación que llamó mi atención. El mundo lleno de posibilidades de la computación me pareció fascinante.”




1. ¿Cómo comenzó tu carrera? Vengo de una familia muy simple. Mis padres trabajaban en el campo y estudiaron solo hasta los nueve años. Nadie en la familia tenía conocimientos tecnológicos o de negocios. Su sueño era que mi hermana y yo consiguiéramos un buen empleo en un banco. Después de todo, era el empleador más estable y con posibilidades de crecimiento. Por eso, a los 13 años, hice un curso de mecanografía. En la misma escuela, había un curso de computación que llamó mi atención. El mundo lleno de posibilidades de la computación me pareció fascinante. A los 14 años, comencé a estudiar y, más tarde, ingresé a la universidad de ciencias de la computación. Asistía a la universidad por la noche, corriendo después del trabajo para llegar. Con el tiempo, vi a varias compañeras dejar el curso por diferentes razones: desde la inseguridad de volver a casa tarde después de la clase hasta la dificultad de encontrar empleo en el sector tecnológico, que era muy masculino (aún lo es). Como era mi pasión, nunca me intimidó. Terminé la universidad y construí mi carrera en una de las primeras empresas de procesamiento de tarjetas de Brasil, donde trabajé durante 16 años. Allí, ocupé varios puestos de liderazgo —el último como directora de infraestructura.


Pero nunca fue fácil. Además de enfrentar el desafío de construir una infraestructura para soportar un sector exigente y en plena transformación, gestionaba un centro de datos que necesitaba funcionar 24 horas al día, 7 días a la semana, y requería atención constante. Estaba casada y era madre de dos niñas pequeñas. Lideraba un equipo de 100 personas —98 hombres y dos mujeres— y tuve que equilibrar el dar atención a mis hijas sin perder el enfoque en el trabajo. El estrés llegó a un nivel tan alto que opté por salir. Comencé a estudiar temas como computación en la nube y big data, pensando en trabajar como consultora. Me fui a Estados Unidos para actualizar mis conocimientos. En este viaje, me di cuenta de que la brecha tecnológica en el mundo financiero, comparada con otras industrias, era enorme. La tecnología disponible entonces permitiría construir una plataforma mucho mejor que la que habíamos construido previamente. No necesitaríamos un centro de datos, ya que todos los recursos tecnológicos necesarios estaban disponibles en la nube. Así surgió la idea de montar Pismo.


Mis tres socios y yo pasamos casi un año enumerando cuáles eran los problemas que no pudimos resolver con la plataforma anterior y cómo lo haríamos diferente esta vez. Los cambios fueron muchos, no solo en la tecnología, sino también en el modelo de negocio y en la forma en que nos relacionamos con nuestros clientes y equipos. El resultado fue el desarrollo de una plataforma nativa en la nube compuesta por microservicios que permiten la creación de productos financieros, tanto en pagos como en core bancario. Ofrecemos a nuestros clientes un kit de herramientas con los recursos necesarios para que puedan crear productos financieros innovadores y tener control sobre su roadmap de productos, sin quedar atrapados en nuestro backlog. Con nuestra tecnología, atendemos a bancos, fintechs y otras empresas del mercado financiero. Grandes bancos como Itaú y BTG Pactual utilizan nuestra plataforma. Estas empresas desarrollan sus propios productos financieros con nuestras API. Hoy, la plataforma Pismo también incluye funciones para la gestión de activos financieros, administración de vendedores en marketplaces, operaciones de crédito y carteras digitales.


2. ¿Cómo está estructurado el modelo de negocio de Pismo?

Es una empresa de software como servicio (SaaS – software as a service). Ofrecemos una plataforma modular para servicios bancarios y de pagos basada en la nube. Esta plataforma está formada por un conjunto de microservicios que se comunican con las aplicaciones de los clientes a través de interfaces de programación de aplicaciones (API – application programming interfaces). Estamos hoy en cinco continentes, atendiendo a bancos, fintechs y empresas no financieras. Contamos con más de 450 empleados. Este modelo se conoce como “headless” porque nosotros realizamos el procesamiento en la retaguardia mientras el cliente gestiona las aplicaciones y sitios web que interactúan con el consumidor. Esto permite que los bancos y las fintechs tengan control total sobre la experiencia del cliente y puedan diferenciarse de los competidores, ofreciendo características únicas en las aplicaciones.


Esta arquitectura tiene otras ventajas en comparación con las más tradicionales. Ofrece escalabilidad instantánea cuando hay un aumento repentino en el volumen de transacciones, como ocurre en el Black Friday, por ejemplo. Es muy fiable y segura, y permite desarrollar un nuevo producto financiero en pocas semanas (en lugar de meses). Podemos ofrecer nuestros servicios en cualquier país donde AWS, que provee nuestra infraestructura, esté presente. Además, no hay recursos ociosos y el cliente solo paga por lo que usa, lo que hace que este modelo tenga un costo atractivo para las instituciones financieras. Me gusta comparar nuestra plataforma con una caja de herramientas que permite construir una variedad de productos financieros personalizados. Con Pismo, es posible estructurar una operación de tarjetas para un minorista, por ejemplo, en pocas semanas.


3. ¿Cuál fue el momento más difícil de tu carrera? Sin duda, la transición de la carrera ejecutiva a la de emprendedora. A pesar de creer que tenía la experiencia necesaria para montar una empresa innovadora y exitosa, no fui educada para emprender. Fui educada para conseguir un buen empleo. Las dudas eran muchas y suelo decir que emprender es como montar en una montaña rusa todos los días. Vamos del cielo al infierno en horas. Con cada nuevo desafío, me preguntaba si no era el momento de dejar todo y volver al mercado laboral. Hoy agradezco haber insistido. La construcción de Pismo me enseñó mucho.


4. ¿Cómo equilibras tu vida personal con tu vida corporativa/emprendedora? No creo en la separación de la vida personal y profesional. No es posible entregarse totalmente al trabajo mientras tus hijas están en casa con fiebre, ni jugar con los niños cuando hay una crisis en el trabajo. Mis hijas tienen 15 y 13 años, respectivamente. Durante toda su vida, hubo momentos de mucho trabajo. Inicialmente, se quejaban. Pero hoy entienden las razones por las que me dediqué tanto. Y, más que eso, pudieron presenciar de primera mano lo difícil que es emprender, ya que todos sobrevaloran las historias de éxito y poco se habla de las dificultades. A veces tenemos que tomar decisiones difíciles, renunciando a comodidades a corto plazo para construir algo más sólido a largo plazo. Dado que la separación no es simple, procuro dedicarles tiempo siempre que sea posible.


5. ¿Cuál es tu mayor sueño? Estoy muy orgullosa de la empresa que estamos construyendo, no solo por la plataforma y el producto que ofrecemos al mercado, sino principalmente por el enfoque en nuestro equipo y en el ambiente inclusivo y acogedor. Creo en un mundo donde las personas puedan ser quienes son y hablen abiertamente sobre sus dificultades. Mi sueño es dejar este legado, mostrar que es posible construir algo innovador y rentable y, aun así, mejorar la vida de las personas.


6. ¿Cuál es tu mayor logro? Mi familia. Estoy muy orgullosa de mis hijas y, a pesar de cometer muchos errores, creo que estoy desempeñando un buen papel en la formación de mujeres fuertes, confiadas y autosuficientes.


7. Libro, película y mujer que admiras:

Libro: “¿Cómo Medir Tu Vida?: En Busca del Éxito Personal y Profesional”, de Clayton M. Christensen.

Película: “Talentos Ocultos”.

Mujer: Ruth Bader Ginsburg.

0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Commenting has been turned off.

Acerca de ellos: historias que inspiran el cambio

bottom of page